Datos personales

Mi foto
Patricia B. Bustos Psicoanalista /Coordinadora de grupos terapeúticos/ Prof. Enseñanza Común y diferencial / Mediadora Judicial / Voluntaria y Socia Activa de Mèdicos del Mundo

miércoles, 20 de julio de 2011

Las Personas y La Incertidumbre 30/12/09

Las personas tendemos a ver en la incertidumbre tan sólo algo negativo que muchas veces queremos evitar a toda costa.
Cualquier cosa que rompa nuestra seguridad y que no podamos controlar nos pone en alerta, como si tuviéramos que enfrentarnos a un enemigo. Es una lucha absurda, que únicamente nos desgasta puesto que la incertidumbre forma parte del día a día de cualquier ser humano y es por tanto ineludible.
El futuro en sí mismo es pura incertidumbre y cada segundo que aún no hemos vivido puede llenarse de cualquier acontecimiento, esperado o inesperado.
La cuestión no es resistirse a la incertidumbre tratando de evitarla. Por el contrario, la clave está en aceptarla como un regalo de la vida que está lleno de potencialidad.
Cualquier cosa que decidamos hacer en nuestra vida, necesita de un espacio de posibilidades que le permita existir en ese futuro que aún está por construir. Si no existiera incertidumbre, si todo lo que tuviera que suceder estuviera previsto y determinado, si todo ya estuviera construido, ¿qué espacio nos quedaría? ¿dónde viviría nuestra libertad de elegir?
¿Cómo llenaríamos y diseñaríamos nuestro futuro si éste ya estuviera escrito? Si así fuera, ¿cómo llenar un espacio que ya está lleno?
Agradezcamos a la vida el regalo de la incertidumbre, porque eso nos permite entrar en cada segundo de nuestras vidas a un espacio libre que nos permite colocar los muebles que nosotros queremos.
Y más allá de eso, aceptemos que no tenemos el control y que si después de alinear y ejecutar nuestras acciones en la dirección deseada no se cumplen nuestros objetivos, la vida nos regalará una lección que aprender. Además, siempre que se cierra una puerta hay otra que se abre. No se puede vivir con miedo. Hay que andar el camino y confiar. (Psi. Patricia B. Bustos)


2 comentarios:

Erandy Bellamy dijo...

¡Interesante! Tiene mucha razón... Yo me quedo con el pequeño fragmento del final. "Además, siempre que se cierra una puerta hay otra que se abre. No se puede vivir con miedo. Hay que andar el camino y confiar."

escuchando palabras dijo...

Erandy, gracias por tu tiempo, besos