Datos personales

Mi foto
Patricia B. Bustos Psicoanalista /Coordinadora de grupos terapeúticos/ Prof. Enseñanza Común y diferencial / Mediadora Judicial / Voluntaria y Socia Activa de Mèdicos del Mundo

lunes, 30 de marzo de 2009

Por Qué Nos Enojamos

Misterium Tremendum - Roberto Mognier
Esa sensación que surge del malestar y parece brotar de las entrañas como un volcán en erupción, que por un lado nos empuja a seguir adelante pero por el otro se convierte en un arma destructora y que además nos trae más problemas que el problema mismo, es la del enojo.
Algunos pueden expresarla fácilmente haciendo la vida imposible a cualquiera que este a su alrededor y otros acostumbrados a callar, la reprimen temerosos de que al soltarla se conviertan en poco menos que monstruos capaces de cualquier agresión, volcándola entonces hacia sí mismos.
Algunos culparán del mismo al país, al jefe, a la "situación económica", a la suegra, a la pareja, al trabajo, al "no tengo tiempo", en fin razones podrían haber miles, pero mientras busquemos culpables en nuestro entorno achacándoles todos nuestros males, difícilmente encontraremos la salida a esta sensación y a muchas otras.
En realidad la mayoría de los que estarán leyendo esto saben que el enojo generalmente es con uno mismo, porque las cosas "no salen como yo quiero", porque no dije lo que quería decir en el momento adecuado, porque estoy harto de desear cosas que nunca consigo, y en fin todo lo que se quiera agregar a esa especie de estado de frustración constante que se maneja en estos casos.
¿Qué hacer? Hay mucho para hacer.
Lo primero, empezar a tenernos más paciencia, podríamos seguir por acostumbrarnos a hacer pie en todo lo positivo que tenemos, en todo lo que logramos, en lugar de en todo lo que se supone nos falta.
El estar atentos a nuestros aciertos, restándole críticas a nuestros errores, recordando que cometiéndolos hemos aprendido infinidad de cosas. Guardar siempre un tiempo para nosotros, para nuestras necesidades, nuestros gustos, nuestros planes. Aprender a poner límites cuando nos molestan, nos tratan mal, nos invaden.
Actuar más desde lo que verdaderamente somos y sentimos.
Respetarnos y aceptarnos con todo lo que traemos nos ayudará a seguir creciendo con menos exigencia y más alegría.
De esto se trata el auto-conocernos, de aprender también a "pasarlo bien" y estar menos tiempo llenos de preocupación, de conectarnos cada día más con nuestro Verdadero Ser, facilitando de esta manera la expansión, que implica abrirnos a todo lo BUENO. (Psi. Patricia B. Bustos)

2 comentarios:

pablo dijo...

Es el enojo un estado natural del hombre? Si no nos enojamos como hacemos para distinguir loa aciertos de los errores? Es verdad que el enojo es con nosotros mismos, por no saber disfrutar, no saber esperar, no saber decir basta, por permitir o soportar más de lo debido. También es cierto que nuestro enojo siempre se manifiesta con nuestro seres más queridos. Que bueno poder ver reflejado es tu artículo todos los sentimientos que nos produce el enojo. Que improductivo es el enojo, nada suma y duele mucho. Aprendamos a reirnos, nada es tan terrible, todo tiene solución y si no la tiene, para que enorjarnos?

escuchando palabras dijo...

enojarse hace daño, aunq a veces nos deborde el enojo, intentemos tomar lo productivo de este, amigo vos siempre presente