Datos personales

Mi foto
Patricia B. Bustos Psicoanalista /Coordinadora de grupos terapeúticos/ Prof. Enseñanza Común y diferencial / Mediadora Judicial / Voluntaria y Socia Activa de Mèdicos del Mundo

jueves, 6 de mayo de 2010

Henry David Thoreau

“Me fui a los bosques porque quería vivir sin prisa. Quería vivir intensamente y sorberle todo su jugo a la vida. Abandonar todo lo que no era la vida, para no descubrir, en el momento de mi muerte, que no había vivido”. De Walden, o la vida en los bosques. Henry David Thoreau (Concord, Massachusetts, 12 de julio de 1817 – 6 de mayo de 1862). Escritor y pensador estadounidense. Defensor ardiente y convencido de causas perdidas. No por perdidas menos justas. Thoreau eligió ir a la cárcel, aunque sólo por una noche, en lugar de pagar los impuestos a un gobierno que admitía la esclavitud y estaba envuelto en una guerra con México. En la cárcel dijo: “Realmente, en un país que encarcela injustificadamente, el único sitio digno para las gentes decentes es la cárcel.” Su postura en este aspecto quedó mucho más clara en su ensayo más célebre, Desobediencia civil o ‘Del deber de la desobediencia civil’ (1849). En él, sentó las bases teóricas de la resistencia civil no violenta, un método de protesta que más adelante adoptaría ‘Mahatma’ Gandhi como táctica contra los británicos. Su ensayo tuvo también extraordinaria influencia posterior en los pensamientos de León Tolstói y Martin Luther King Jr. Algunos de sus pensamientos: “¿Acaso no puede existir un gobierno donde la mayoría no decida virtualmente lo que está bien o mal, sino que sea la conciencia? ¿Debe el ciudadano someter su conciencia al legislador por un solo instante, aunque sea en la mínima medida? Entonces ¿para qué tiene cada hombre su conciencia? Yo creo que debiéramos ser hombres primero y ciudadanos después. Lo deseable no es cultivar el respeto por la ley, sino por la justicia. La única obligación que tengo derecho a asumir es la de hacer en cada momento lo que crea justo.” Extracto del ensayo ‘Desobediencia Civil’. “La ley nunca hizo a los hombres más justos y, debido al respeto que les infunde, incluso los bienintencionados se convierten a diario en agentes de la injustica.” “Un hombre con más razón que sus conciudadanos ya constituye una mayoría de uno.” “Una minoría no tiene ningún poder mientras se aviene a la voluntad de la mayoría. Pero cuando se opone con todas sus fuerzas es imparable.” “¿Acaso no hay un derramamiento de sangre cuando se hiere la conciencia?”. “Lo mejor que el rico puede hacer en favor de su cultura es procurar llevar a cabo aquellos planes en que pensaba cuando era pobre.” “Me cuesta menos trabajo desobedecer al Estado, que obedecerle.” “Antes que el amor, el dinero, la fe, la fama y la justicia, dadme la verdad”. “El mundo no es sino un lienzo para nuestra imaginación”. “Es más deseable cultivar el respeto al bien que el respeto a la ley”. “Hacen falta dos para decir la verdad; uno que hable y otro que escuche”. “La mayoría de los lujos y muchas de las llamadas comodidades de la vida no sólo no son indispensables, sino que resultan un obstáculo evidente para la elevación espiritual de la humanidad”. “Lo menos real de mi persona es mi realidad legal.” “Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica su destino”. “Es la democracia, tal como la conocemos, el último logro posible en materia de gobierno? ¿No es posible dar un paso más hacia el reconocimiento y organización de los derechos del hombre? Nunca podrá haber un Estado realmente libre e iluminado hasta que no reconozca al individuo como poder superior independiente del que derivan el que a él le cabe y su autoridad, y, en consecuencia, le dé el tratamiento correspondiente“. De él se ha dicho: “Tan sólo hay cinco o seis hombres, en la historia de América, que para mí tienen un significado. Uno de ellos es Thoreau. Pienso en él como un verdadero representante de América, un carácter que, por desgracia, hemos dejado de forjar. De ninguna manera es un demócrata, tal y como hoy entendemos el término. Es lo que Lawrence llamaría ‘un aristócrata del espíritu’. O sea, lo más raro de encontrar sobre la faz de la tierra: un individuo. Está más cerca de un anarquista que de un demócrata, un comunista o un socialista. De todos modos, no le interesaba la política. Era un tipo de persona que, de haber proliferado, hubiera provocado la desaparición de los gobiernos, por innecesarios. Esta es, a mi parecer, la mejor clase de hombre que una comunidad puede producir. Y por esto siento hacia Thoreau un respeto y admiración desmesurados.” Henry Miller. “El país no sabe todavía, ni en lo más mínimo, qué grande es el hijo que ha perdido.·” Ralph Waldo Emerson.

10 comentarios:

La flor en Jaque dijo...

Que hermosa sorpresa encontrarme con el gran Henry Thoreau, y sobre todo, me emociona que haya gente que lo recuerde. Lástima que cueste tanto conseguir el Walden completo en español. Muy lindo el blog. Rudy.

escuchando palabras dijo...

es bueno saber que hay gente que recuerda a thoreau, gracias x pasar

MA dijo...

Hermoso homenaje a desde tu blog a Henry David Thoreau, en mi blog hace tiempo tengo escrita en un post una cita de el.

Besos de MA, gracias por leer mi querido blog estimada amiga.

escuchando palabras dijo...

hola MA voy a buscar lo thoreau en tu blogs, sigamos buceando, besos

sandocan en bicicleta dijo...

algunas personas, viven por siemrpe.

un saludo en la lejania.

escuchando palabras dijo...

si es cierto y bello q solo algunos vivan por siempre entre nosotros, besos

Mistral dijo...

Gracias por compartir y refrescarme la menoria hacia Thoreau.

Saludos

escuchando palabras dijo...

que bueno somos muchos los q reconocemos q thoreau tiene palabras brillantes, besos

Sensaciones dijo...

Me ha encantado venir...
perderme entre estas letras, además de informarme, me hace reflexionar...

Un beso!! y gracias por tus palabras

escuchando palabras dijo...

hola sensaciones gracias por pasar, espero q escuchando te siga haciendo reflexionar, jaj besos