Datos personales

Mi foto
Patricia B. Bustos Psicoanalista /Coordinadora de grupos terapeúticos/ Prof. Enseñanza Común y diferencial / Mediadora Judicial / Voluntaria y Socia Activa de Mèdicos del Mundo

domingo, 25 de noviembre de 2012

Sindrome de Kleine-Levin y dulces sueños.


Ella es conocida por su familia y amigos como “La bella durmiente” , pero su vida no es un cuento de hadas. Louisa Ball, duerme durante dos semanas seguidas porque ella sufre de un trastorno muy poco frecuente. Echa de menos exámenes de la escuela, clases de baile, e incluso se perdió toda una semana de vacaciones mientras dormía  todo el camino. Su padre Richard Ball, de 44 años, un inspector, dijo: “No podía hacer otra cosa que dormir. Ella no podía ir a la escuela durante varios días. “Fue muy difícil despertarla, pero sabíamos que teníamos que darle comida y agua. Después de que haya dormido durante una semana o diez días, no recuerda nada ». Curioso este hecho y desconocido para todos los que no padezcan el Sindrome de Kleine-Levin. El síndrome de Kleine-Levin es una entidad clínica caracterizada por episodios periódico-recurrentes que cursan con somnolencia y alteraciones neurovegetativas (hiperfagia e hipersexualidad), así como alteraciones psicopatológicas (cambios en el nivel de conciencia, alteraciones sensoperceptivas, déficit mnésicos, etc.). Se trata de un síndrome poco común, aunque probablemente esté infradiagnosticado, que afecta habitualmente a varones en la segunda década de la vida. Tanto la etiología como la patogenia son desconocidas aunque se ha sugerido una disfunción hipotalámica como causa del síndrome. Otros autores han propuesto otras causas como encefalitis localizadas en diencéfalo y cerebro medio y anomalías en el desarrollo estructural del cerebro. La evolución clínica de este síndrome se ha considerado tradicionalmente benigna, aunque se hayan podido constatar disfunciones cerebrales orgánicas interepisódicas. Increible pero cierto.






2 comentarios:

pluvisca dijo...

Vaya, pues yo no lo conocía y debería...increible...¿lo sabría el autor del cuento?

:)

escuchando palabras dijo...

no lo creo esto lo han descubierto en los ultimos años, beso pluvisca